Aprendí el qué

Ha sido una epoca llena de cambios, de conocer nuevos lugares, acostumbrarme a nuevas personas y decir adiós, hacer maletas, deshacer maletas, dormir en nuevos colchones o a veces  sin colchón, nuevos sabores y colores….nuevas experiencias.

Ha sido de los mejores tiempo y a la vez más difíciles en mi vida.

Aprendí que todo es temporal, las personas, los momentos, los sentimientos, el café. Nada es para siempre. El futuro lo tenemos incierto y eso da miedo, paraliza. Pero la magia empieza cuando dejas todo fluir, cuando comprendes que el tiempo y la situación es perfecta tal y como fue, no pudo  ser de otra manera.

Aprendí que el amor es acerca de dar y no esperar nada a cambio. Que cuando se quiere a alguien no existen los pretextos o justificaciones, es entregarte en cuerpo y alma a esa persona.  Pero no hay que confundir amor con apego u obsesión….el amor es libre, sin ataduras. “Estoy contigo porque disfruto de tu compañía mas no necesito de tu compañía” fueron las palabras de un buen amigo en esta travesía.

large-1

Aprendí que todo en esta vida viene en dos. La vida y la muerte. Dolor y alegría. Blanco y negro. Ser o no ser. Azúcar y Sal. Veganos y Carnívoros. Tú y yo. Polos opuestos, el balance del universo. Y no esta mal querer brincar de un polo a otro, ¡anda brinca ! que de esto se trata la vida,  de probar cosas nuevas, debatir  creencias, abrir la mente y enamorarte de tu andar por esta vida.

Fue una epoca de mi vida que dolió mucho pero viví al máximo, hacer a desconocidos amigos y los amigos son ahora desconocidos. Vivir con un dólar en el bolsillo en una ciudad que te asfixia pero en las noches escaparte a la parte más alta de la ciudad y ver los rascacielos encendidos.  Recorrer bosques y montañas con la única intención de perderte de este mundo superficial e hipócrita , y encontrarte a ti misma en el silencio. En lo más puro de tu ser.

Aprendí que juzgar no es  mas que  un reflejo de nuestro ego.

Aprendí que los sueños se hacen realidad

Aprendí que este mundo necesita de nosotros, de nuestro amor, gratitud y respeto, de nuestra unión como hermanos, de dejar de señalar al otro y tomarnos de la mano.

Aprendí que el mundo no cambia si no cambio yo.

 

 

Anuncios

I like in betweens 

Esa sensación extraña de no estar aquí pero tampoco allá. Donde estas perdido en ese fragmento de tiempo y no poder imaginar nada si no solo recordar. Recordar toda una vida en segundos. Fragmentos y episodios van y viene dentro de ti. Sueñas  en el ayer pero sabes que te espera todo un año de mañanas, de cambios y ¿por qué no?….una nueva vida .

No sabes si llorar de alegría o tristeza, si abrazar  todo lo que te rodea o simplemete dejarlo ir. Permanecer  paralizado por esa incertidumbre y las mil preguntas que te invaden el pensamiento y no tener una respuesta real, concreta. Ese sentimiento de  estar en el limbo y creer que después de esto no hay más. ..Pero en el fondo sabes que si hay  aunque eso te aterra, pensar que conocerás nuevos horizontes, miles de historias y poco a poco nuevas personas y el hecho de que sustituyan a los “tuyos” , a los  que fueron parte de ti, tus ángeles , tus súper héroes en los mejores y peores momentos de tu vida y que juntos fueron formando una historia. Tu historia.

 

Y entonces llega ese momento que tienes que dar el paso y algo te frena. El miedo. Miedo a decir adiós. Miedo a saber que puede que sea la ultima vez que verás esos ojos. Miedo a lo desconocido. Pero también están esas ansias por conocer mundo, por ver nuevas tierras. Esa alegría que se asienta en tu corazón y hace que tu pulso se acelere. La alegría de saber que empiezas a crecer. 

Sé que quieres voltear, dejar de caminar y sostenerte fuertemente de todo lo que te era familiar pero quedarte no es una opción. Hay algo dentro de ti que siempre estuvo esperando este momento, partir y empezar a vivir la vida que siempre soñaste. Hay algo dentro de ti diciéndote que este es el camino, así que empiezas a mover tus pies en dirección. Hacia tu destino.  

 

Y cuando menos te das cuenta …..todo paso.  Dejaste de estar en un intermedio y aterrizas a una nueva realidad.  Dejaste de no estar en ningún lado, no pertenecer a nadie  a estar en cada rincón del mundo y pertenecerle todos. Y así empiezas este nuevo capítulo de tu vida…Quedándote con esos abrazos que por mas que pase el tiempo nunca se olvidan. Nunca. Esas conversaciones infinitas que no tenían un guión previsto. Recordando a todos los que estaban pero hoy ya no están. A ese gran amor que siempre fue cobarde y nunca pronunciaron un te amo. Con todos esos planes a medio terminar y con todos los sueños y metas por cumplir.  

                                              Me llevo nada pero me quedo con todo. 

Estoy a un “no” de perderte y a un “si” de perderme

Ya no recuerdo cuando fue la primera vez que dije “esta es la última vez” Más de un año de constantes pleitos que terminan siempre  con un lo siento , un perdón y un beso suave. Y siempre fue la última vez pero siempre regrese. Te bloqueé de todas las redes sociales, juraba y perjuraba a todos los santos jamás volverte hablar, rompí cartas, fotos y cada cosa que me recordará lo nuestro ,  me inscribí a todos los cursos para no pensar ni un ratito en ti .

Y de repente…ahí estabas de nuevo. En mi mente, en mi corazón. Porque un día que pasaba sin ti era lo más extraño, aburrido y monótono que pueda existir . Era leer todas las conversaciones, encerrarme en mi cuarto y  pensar en una justificante que solucionara todo, era crear mil historias donde tu llegabas con un ramo de peonías a pedir perdón. Era querer aferrarme a algo que se alejaba poco a poco de mi vida  y que en algún punto, un momento del tiempo, yo para ti ya no existiría. Y eso espanta , saber que te vas. image Entonces… Te escribía. Desconcertada, si. Porque no era lo que mi mente quería pero mi corazón lo pedía.Pedía una explicación más a tu comportamiento explosivo, celoso y controlador. Pedía una última mirada, tus brazos rodeando mi cintura y ese ligero acercamiento de labios que me consume por dentro. Pero lo que más pedía  este corazón, era que te dieras cuenta que yo por ti lo qué fuera, las veces que fuera y cuándo fuera. Que no importaba todo el daño que tus palabras me causaban que te seguiría dando la segunda, la tercera, cuarta, quinta oportunidad hasta que tuvieras en claro que  yo sin ti no podía. Que la vida sin ti no era vida.

large

Y ahí estábamos. Tratando de olvidar y volver a empezar. Pretendiendo ser dos personas que se aman y que entre nosotros no existía nada que nos alejara. Sólo tú y yo.  Recordando viejos tiempos donde las cosas  nos salían a la perfección, cuando no había nada que nos detuviera y gritábamos nuestro amor.   ¡Que tiempos! , la vida me pareció infinita. Nosotros éramos infinitos.

Y así pasaban los primeros días, recordando.

 Llegaba el fin de semana, alcohol, fiestas, amigas, bailes y todo cambiaba. Tú cambiabas. Eras todo lo contrario a la persona que me hizo darle una segunda oportunidad. Te burlabas de lo niñita e ingenua que podía llegar a ser, solías prestarle más atención a tu celular que a la persona que siempre regresó por que cambiarías. Y luego empezaban los celos, los insultos y esas ganas tuyas de querer controlar mis amistades. Cada semana se fue pareciendo a la anterior, la pasada y antepasada, alcohol de por medio y largas conversaciones que a la mañana siguiente no podíamos enfrentar. Gritos y lloriqueos que se fueron haciendo costumbre.

Se repetía la misma historia una y otra vez y siempre era “la última vez”

large-1

Hoy regresas a pedir perdón, a justificar todas tus palabras. No era tu intención, sueles decir.

Pero también  hoy me doy cuenta que esto a lo que llamamos amor probablemente ya no lo sea. Que todas estas idas y vueltas han ido desgastándonos lentamente y   dejándonos sin nada.

Y quiero correr a tus brazos y decirte: sisisisisi te perdono, no lo vuelvas hacer; volver a empezar la historia que ya sabes como termina . Un circulo vicioso entre los dos.

 Pero ahora  sé que estoy a un “no de perderte y a un “si” de perderme.

Así de indeciso era lo nuestro.

Es difícil acostumbrarme a esto de no verte, ni hablar ni siquiera pensarte, igual de difícil que hacer que las cosas funcionaran entre nosotros. Me ha consumido esto de quererte contar tantas cosas pero no ser capaz…Incapaz. Que difícil disimular y darse media vuelta, cuando te tengo de frente, cuando me estoy muriendo de ganas de ir hacia ti. Nos gusto el melodrama, ese en el que cuanto peor nos iba, más nos enganchábamos. Fuimos dos locos “jugando” a cruzar esa línea que cada vez se hizo más fina, una guerra constante en la que uno siempre terminaba más dañado. Creábamos ese guión donde nada lo era todo, donde un golpe dolía pero las palabras marcaban, mostrándole al mundo lo genuinamente enamorados que estábamos, lo bipolar que éramos y lo desequilibrados que podíamos llegar a ser. Así andábamos, fingiendo …Y los dos con estas ganas. Y con estos peros. Con guerras empezadas, conversaciones incompletas y dos corazones a medio partir. large-3 Creo que la vida nos vino grande, el momento. O quizá fuimos nosotros que no supimos manejarlo, nos tornamos tontos, sordos, egoístas. Cambiamos.  Fuimos un pulso continuo de peros, entre el mayor miedo y la mejor fantasía . Ese miedo de ser engañados, de dar todo y quedarte sin mas. A pesar de ese gran hueco de incertidumbre, me enamoré de pies a cabeza, de alma y corazón. Te amé a mi manera, con muchos ideales en la cabeza y mil vueltas en el corazón. Se me escaparon muchas cosas, actué como podía, saliendo de vez en cuando de la tierra a respirar. Vivimos, fuimos y soñamos tantos momentos, miles de historias sin un punto final, adictos al amor en partes y puntos suspensivos. Mil batallas que librar entre el corazón y la cabeza. Entre tu y yo. Pero ahí estábamos, permaneciendo, compartiendo lo bueno y lo malo. Discutiendo por nada y amándonos por todo. Me imagino que cada discusión nos ha hecho más débiles y que tal vez cada reconciliación nos hizo aún más esclavos el uno del otro.  Fue una adicción, una codependencia emocional. large-4 Tuvimos grandes momentos , contigo cada día era diferente algo nuevo que descubrir.  Por que nuestra historia habría sido un Oscar al “mejor guión” asegurado y un auténtico dolor de cabeza decidir entre comedia y drama. No existía un punto medio, no hubo equilibrio y caíamos, de un lado o del otro pero caíamos. Aún así la vida me pareció mejor que todas las películas. Por eso sé que valió la pena por que entre nosotros no había futuro sino presente. Así de indeciso era lo nuestro. (Adaptación de texto)

¡Hola mundo!

Hay dos cosas que aprendí hacer: Soñar y escribir.

Sueño a cualquier hora del día, mientras desayuno, en el baño, la regadera, cuando me cepillo mis dientes, en la escuela , en la iglesia, caminando, trotando…en fin, sueño en todos los rincones y momentos donde existo.

Escribo en las noches, cuando las personas duermen, yo escribo con lapicero y papel. Acostada de ladito en una cama, mi cabeza reposa en una cómoda almohada de plumas de ganso, cierro mis ojos pequeños y sueño. Después escribo.

Hay dos casas que NO aprendí hacer: ortografía y ser ordenada; nunca se me dio aprender las sintaxis de las palabras, tal vez mi maestra de español era hueca y no me supo enseñar. Tal vez fui yo y mi constante distracción con ese cabello de araña que tenia  mí compañera de la banca de enfrente. O puede que haya sido  ese pájaro que solía estar en el árbol y me observaba detenidamente, así es, no estoy loca … me observaba. En fin soy un asco en ortografía.

Y lo de ordenada  que les puedo decir, desde muy pequeña mi mamá Sra limpieza me ha tratado de guiar por los caminos de la pulcritud, orden y armonía pero lo único que consiguió han sido dolores de cabeza. ¡Como es posible que tu hermano sea mas ordenado que tu!. Si si si, hasta a mi me da pena pero he investigado demasiado acerca de mi desorden desastroso que padezco y lamento decir pero no tiene cura, es un gen inalterable. Así nací, defectuosa hasta en el orden.

Pero lo mejor que me ha mostrado la vida es disfrutar de hacer ciertas cosas, yo les llamo encontrar tu “flow”. El flow es esa actividad que realizas y el mundo se para, eres tu en tiempo presente y no hay , no existe un universo paralelo. En ese momento te conviertes en infinito y un ser completo.

Lo que pretendo con este blog es eso, compartir los diferentes “flows” que tengo en la vida. Un poco de esto un poco de aquello. Recomendar un buen libro, alguna crítica de películas, una sabrosa receta, alguna experiencia, vivencias, historias etc etc etc.  Este blog va hacer una licuadora de sentimientos palabras y confesiones. Ah! y fotos. Si, también me gusta capturar los momentos con fotografías.

Y una cosa más para que me conozcan mejor:

Bebida: Té chai, mojito, una margarita blue

Libros: La ladrona de libros, Dime quién soy, Buscando Alaska, Rayuela

Escritores: Julio Cortázar.

Películas: Cómo perder a un hombre en 10 días, Breakfast at tiffany’s

Lugares: Torquay (Australia), Santorini(italia), México …cualquier lugar.

Ahora si ya me conocen lo suficiente 🙂